jueves, 25 de junio de 2015

Las webs de comparadores y su efecto en nuestro SEO



Como agencia de SEO en Barcelona, seguimos con la serie de artículos sobre posicionamiento web.  Hoy os hablaremos de las webs de comparadores y su efecto en nuestro SEO.
Fijaros que cada vez sean más consumidores, antes de decantarse por la compra de un
producto o la contratación de un servicio, consultan online la información sobre los mismos y comparan precios entre las empresas que los ofertan. Está claro que el usuario ha identificado que los comparadores le representan  un ahorro de tiempo y dinero.

La consolidación entre los usuarios de la costumbre de usar comparadores antes de comprar, y la aparición de portales comparadores en diferentes sectores, han comportado que el crecimiento
de los comparadores en los últimos años haya sido exponencial. En estos momentos ya podemos encontrar este tipo de webs para casi cualquier negocio o mercado: de seguros, viajes, alimentación, móviles, crédito y muchas cosas más.

Pero... ¿Cuál es su volúmen de mercado? Los últimos estudios de comportamiento en Internet nos indican que 9 de cada 10 consumidores comparan precios antes de adquirir un producto o servicio. Un claro ejemplo claro es Rastreator, uno de los comparadores de referencia en el mercado español, que informa que desde sus orígenes ya han comparado productos 14 millones de personas, con una tasa de repetición del 90%.

Y ahora, la pregunta clave que nos ocupa: ¿El auge de los comparadores online afecta a nuestro SEO? Pues sí, y mucho. Y eso es lógico, ya que la cantidad de información y enlaces que
contienen este tipo de webs facilitan un buen posicionamiento orgánico. Por ello la relación de
los buscadores con las marcas es compleja: por un lado, los comparadores se ven como una oportunidad para atraer tráfico y ventas a la página web por otros canales, pero por otro lado su actividad conlleva un encarecimiento de los leads o ventas conseguidos, al añadir un eslabón más al ciclo de compra del producto o servicio, ya que los comparadores no dejan de ser intermediarios entre la marca y el consumidor final. Los datos indican que el comparador no hace crecer el mercado, sino que lo dinamiza y organiza, probablemente de forma más eficiente. Así ante las críticas de determinadas marcas, los comparadores se defienden argumentando que con su irrupción sólo deben sufrir las marcas que no sean competitivas con el resto en cuanto a relación calidad precio.

En conclusión, está claro que la competencia de las webs de comparadores hace que las marcas vean sus posiciones desplazadas en los rankings tanto en SEM como en SEO, perdiendo así visibilidad y oportunidades de conseguir los objetivos directamente desde su página. Ahora bien, esa pérdida de SEO, SEM y visitas puede verse compensada por las ventas a través de los comparadores. Podemos quejarnos si teníamos un buen SEO y estos cambios no nos gustan, pero siendo honestos, no estamos en disposición de cambiarlos. Probablemente el planteamiento más sensato seaq resaltar los elementos positivos de la nueva situación y sacarle partido: con los comparadores se abre un abanico de posibilidades para estar presente allí donde se encuentra nuestro público potencial. Así que todo indica que tener a los comparadores como aliados se presenta como una opción mucho más atractiva que competir contra ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada